La materia de las letras

Isidore Isou, autorretrato, 1952

Para Isidore Isou, fundador del letrismo, más allá de un posible desciframiento, la materia de las letras debía considerarse valiosa en si misma. Es así como recurre a diferentes procedimientos como la descomposición de las palabras a partir de variados usos de la tipografía, diferentes alianzas de las letras, deconstrucciones del verso a partir de distintas cadencias o alianzas rítmicas, intentando buscar efectos análogos al del cubismo plástico pero en el terreno de la literatura. El movimiento letrista jugó con la indescifrabilidad de los grafismos. De hecho, muchas de sus obras ponen adrede en jaque la legibilidad de los signos como una forma de subvertir las bases mismas del sistema simbólico occidental.

Logogramas

El poeta y artista belga Christian Dotremont, uno de los fundadores del grupo Cobra, trabajó largamente con palabras inventadas y colaboró junto con otros artistas ligados a este movimiento en la creación de obras donde imágenes y palabras aparecen combinadas. En la década del 70 desarrolló una serie de caligrafías cuasi-orientales a las que llamó “logogramas”.