Los espacios figurales y lingüísticos

Los espacios figurales y lingüísticos en Occidente se especifican y separan especialmente con el advenimiento de la modernidad y en forma paralela con la gestación de la noción de espacio cartesiano. En la Antigüedad y en la Edad media, sin embargo, eran frecuentes una serie de manifestaciones en las que ambas dimensiones permanecían unidas, por ejemplo, en los tecnopaegnias, poemas que comprendían todo tipo de puestas en página originales y de juegos con letras.

Escritura ideogramática

En culturas no occidentales como la china, por ejemplo, los espacios visual y lingüístico permanecieron intrincados a lo largo de los siglos dado su propio sistema de escritura ideogramática. La poesía china fue tradicionalmente una poesía de lo visible donde un verdadero poeta debía ser, igualmente, un buen calígrafo. Las palabras eran concebidas para ser leídas en el espacio, un espacio que ameritaba una contemplación de la misma manera que lo ameritaba el espacio de la pintura. En la caligrafía china (llamada en ocasiones también caligrafía de pincel), el artista produce una variedad de formas y texturas mediante la concentración de tinta, el grosor de la línea, la capacidad de absorción del papel, la flexibilidad de los pinceles, la concentración o difuminación de sus trazos. La caligrafía china conserva, en este sentido, las dimensiones visual y espacial de la escritura. Si bien toda escritura, dada su materialidad, posee estas dimensiones, la historia de la escritura en Occidente parece ser la historia de su ocultamiento.

Palabras en libertad

La búsqueda de expandir los límites del género literario se relacionaba a comienzos del siglo XX, en gran medida, con el escepticismo y la crisis del propio lenguaje. En esta época aparecen experiencias futuristas como las “palabras en libertad”, de FilippoTommaso Marinetti; dadaistas, como los collages textuales de Tristan Tzará, o los mismos planteos conceptuales de Marcel Duchamp. En la segunda mitad del siglo XX, por su parte, tendremos una profusa gama de propuestas, por ejemplo, de parte de los poetas letristas y concretos. En este tipo de textualidades en el que la letra deviene imagen y la imagen, letra, la deriva de la imagen textualizada quiebra la linealidad del discurso.

Poética visual

La poética visual es un género híbrido, en los bordes entre la escritura y las artes plásticas, que trabaja con las oposiciones básicas entre el leer y el ver. Si bien a lo largo de la historia se han registrado múltiples ejemplos, el cuestionamiento acerca de los límites entre palabras e imágenes adquiere particular relevancia a partir de la publicación del Coup de dés de Mallarmé, se acentúa con las vanguardias históricas y se manifiesta a lo largo de todo el siglo XX. Al crear nuevas formas de escribir y nuevos alfabetos, la poética visual crea nuevas formas de significar. Como sostenía Jacques Derrida en su libro De la grammatologie, escribir diferente implica leer diferente. En este sentido el concepto de ideograma se presenta como clave en un acercamiento crítico al logocentrismo.