John Cage y los Mesósticos

A lo largo del siglo XX, la herencia conceptual de Marcel Duchamp —especialmente vía John Cage— ha tenido importantes manifestaciones. Cage, quien realizó muchas de sus obras basándose en sonidos encontrados, utilizó igualmente procedimientos como el uso del I Ching para componer muchas de sus obras musicales y lingüísticas. Tal es el caso de sus Mesostics (acrósticos realizados en mitad de las palabras), poemas que, a la manera de crucigramas, pueden ser leídos tanto de forma horizontal como vertical (es decir, poseen dos posibles lecturas). Están construidos a partir de textos ajenos (de Wittgenstein, Joyce, Thoreau, Emerson, Marshall McLuhan y otros), que han sido a su vez intervenidos a partir de procedimientos de azar.

Cubismo literario: presentación vs. representación

Otra de las fuertes influencias de la escritura conceptual fue el cubismo literario, escuela no objetiva que privilegiaba la presentación sobre la representación. El cubismo, desarrollado en París en los años 20 como escuela pictórica, se extendió hacia otros campos como la poesía, pudiendo considerarse poetas cubistas Guillaume Apollinaire, Blaise Cendrars o Max Jacob. El cubismo subrayaba las estructuras autónomas del lenguaje, más allá de cualquier compromiso con la representación de una supuesta realidad externa al texto. El cubismo literario disocia y recombina diferentes segmentos verbales, trabajando con elementos discontinuos, simultáneos y no jerárquicos. Un ejemplo paradigmático de esta corriente es la obra de Gertrude Stein, quien emplea repetición de frases, tautologías y un especial cuidado autorreferencial del texto. A lo largo del siglo XX, el cubismo de Stein tuvo gran influencia. Influyó, por ejemplo, en John Cage, quien en su Lecture on Nothing, pronunciada en 1949 en el Arts Club de Nueva York, escribe su texto según una lógica presentativa, haciendo énfasis en la dimensión significante. Cage utiliza aquí la misma noción de juegos de repetición y el mismo concepto minimal de Stein.