John Cage y los Mesósticos

A lo largo del siglo XX, la herencia conceptual de Marcel Duchamp —especialmente vía John Cage— ha tenido importantes manifestaciones. Cage, quien realizó muchas de sus obras basándose en sonidos encontrados, utilizó igualmente procedimientos como el uso del I Ching para componer muchas de sus obras musicales y lingüísticas. Tal es el caso de sus Mesostics (acrósticos realizados en mitad de las palabras), poemas que, a la manera de crucigramas, pueden ser leídos tanto de forma horizontal como vertical (es decir, poseen dos posibles lecturas). Están construidos a partir de textos ajenos (de Wittgenstein, Joyce, Thoreau, Emerson, Marshall McLuhan y otros), que han sido a su vez intervenidos a partir de procedimientos de azar.

Cubismo literario: presentación vs. representación

Otra de las fuertes influencias de la escritura conceptual fue el cubismo literario, escuela no objetiva que privilegiaba la presentación sobre la representación. El cubismo, desarrollado en París en los años 20 como escuela pictórica, se extendió hacia otros campos como la poesía, pudiendo considerarse poetas cubistas Guillaume Apollinaire, Blaise Cendrars o Max Jacob. El cubismo subrayaba las estructuras autónomas del lenguaje, más allá de cualquier compromiso con la representación de una supuesta realidad externa al texto. El cubismo literario disocia y recombina diferentes segmentos verbales, trabajando con elementos discontinuos, simultáneos y no jerárquicos. Un ejemplo paradigmático de esta corriente es la obra de Gertrude Stein, quien emplea repetición de frases, tautologías y un especial cuidado autorreferencial del texto. A lo largo del siglo XX, el cubismo de Stein tuvo gran influencia. Influyó, por ejemplo, en John Cage, quien en su Lecture on Nothing, pronunciada en 1949 en el Arts Club de Nueva York, escribe su texto según una lógica presentativa, haciendo énfasis en la dimensión significante. Cage utiliza aquí la misma noción de juegos de repetición y el mismo concepto minimal de Stein.

Duchamp y los homófonos: Viuda reciente

Marcel Duchamp, al igual que Raymond Roussel, trabajó repetidas veces a partir de homófonos. En el Grand Verre, el título del mismo de la obra responde al mismo principio de la doble lectura homófona largamente usado por Roussel: La mariée mise á nu par ses célibataires, même se convertirá en una segunda lectura en La Marie est mise a nue par ses céli-batteurs, mem. Los ejemplos abundan. Tal es el caso del famoso LHOOQ, de 1919, donde juega con la similitud de la palabra LOOK y la pronunciación francesa “elle a chaud au cul” o de los discos inscriptos con puns en su film experimental Anémic Cinéma, por ejemplo, “Esquivons les ecchymoses des Esquimaux aux mots exquis” (esquivemos las esquimosis de los esquimales con motes exquisitos). Las espirales de los rotorelieves de Anémic Cinéma retoman a su vez la espiral del personaje de Alfred Jarry, el padre Ubu.

En su obra Fresh Widow, de 1920, Duchamp nos presenta una ventana cuyos cristales han sido cubiertos con pintura negra. Esta cobertura nos remite tanto a la asociación de conceptos viuda-recato como a una actitud vouyeurista. El juego de homófonos en el título refiere a “fresh widow” (viuda reciente) y a “french window”, el modelo de ventana que precisamente presenta.

Duchamp:Rendez-vous de dimanche

La teórica de la literatura Marjorie Perloff dirá que: “Clasificando a Duchamp como artista visual hemos dejado de ver la importante dimensión verbal implícita en sus ready-mades (tanto en sus títulos como en sus inscripciones como en sus contextos verbales). Y no solamente los bien conocidos juegos verbales como La Bagarre d’Austerlitz y Ovaire toute la nuit, sino también la serie de poemas producidos en la segunda década del siglo.”

Marcel Duchamp ha realizado una serie de obras que podrían ser consideradas escrituras conceptuales. En el Rendez-vous de dimanche, de 1916, Duchamp toma 4 postales y escribe sobre ellas un texto sin respetar las reglas de separación de sílabas al final de los renglones. Luego las une con cinta scotch. La no correspondencia de los textos y la extraña división de las palabras al final de los renglones produce un general extrañamiento del lenguaje que se vuelve en gran medida ilegible. Cada postal conserva sin embargo su estampilla y está dirigida a Mr. and Mrs. Arensberg, 33 West 67th Street. La obra lleva por título completo Rendezvous de dimanche, 6 février 1916 (á 1 heure ¾ après midi). En una nota para su Boite Verte (Caja Verde), Duchamp señala que la apreciación de lugar y tiempo actúa como un efecto de instantánea. Se trata de un enunciado realizado en no importa qué circunstancias, ni siquiera importa el enunciado mismo. El hincapié está puesto en la deixis temporal: tal y tal hora, tal lugar. Este dato aparece no como lenguaje representativo o narrativo sino como mera información, como registro del momento puro en que el artista ha concebido su obra.

Millas de palabras

Dan Graham, 1970

El conceptualismo entiende a la escritura no como representación de verdades superiores, ni como expresión de sujetos especialmente sensibles sino como un juego que se produce directamente a nivel de los significantes.  Además de la dimensión lingüística, el conceptualismo recurre con frecuencia a otros campos discursivos como la matemática, la lógica, la filosofía, la ciencia utilizando  ecuaciones, listados, cartografías, diagramas, datos estadísticos, es decir, sistemas simbólicos fuertemente codificados.

Escritura y concepto

René Magritte, Usos del lenguaje, 1927

La escritura conceptual se basa no en procesos metafóricos sino en los procesos lógicos que dan lugar a la escritura. El énfasis en los significados es reemplazado por el énfasis en los significantes y se hace hincapié en los aspectos formales del lenguaje. La poesía conceptual se identifica muchas veces en forma directa con el arte conceptual, cuyas manifestaciones están también basadas en el aspecto lingüístico de las obras.

La obra de Marcel Duchamp es considerada generalmente como el antecedente más importante del arte conceptual y del conceptualismo, en sentido amplio. También podríamos citar la influencia de artistas como por ejemplo René Magritte (tanto en relación con la incorporación de la dimensión lingüística en su obra como del permanente cuestionamiento acerca de las formas de representación).